MIS SYMBALOOS

martes, 4 de julio de 2017

TORNEOS Y JUSTAS.

En tiempos de paz, los caballeros se entrenaban para la guerra en torneos y justas que se celebraban al aire libre. Era una forma de mantenerse en forma, pero también les servía a los caballeros para darse a conocer y ganar fama entre los señores y las damas.

Los torneos eran espectáculos públicos muy apreciados. Consistían en una serie de juegos de habilidad, valor y astucia, en el que se exhibían con elegancia los caballos, las vestimentas, los blasones y las armas. Los caballeros jugaban al tiro con arco, a la quintena y a la sortija.


La sortija se realizaba a caballo y consistía en ensartar, al galope, la punta de la lanza en una anilla suspendida en el aire.



La quintena era juego que se realizaba a caballo, el jinete golpeaba con su lanza a un maniquí móvil que se hallaba sujeto a un eje, de tal modo que al ser sacudido se volvía contra el caballero, y este debía evitarlo.



Al finalizar cada prueba se entregaba una serie de premios.

Las justas eran un deporte de alto riesgo, pero los caballeros las preferían a los torneos porque les daban la ocasión de enfrentarse a un contrincante del mismo nivel. Era el plato fuerte de los espectáculos caballerescos, y, a diferencia de lo que ocurría en los torneos, a los campesinos se les permitía asistir como espectadores.

Luego, los contendientes se disponían cara a cara a ambos lados de una barrera y, montados sobre sus caballos, arremetían a galope tendido tratando de derribar con una lanza a su adversario.

En las justas las armas eran de verdad, con lo que los que combatientes incluso podían morir, pero tenía que correr ese riesgo si quería ser considerado valiente.
En los torneos en cambio se utilizaban armas simuladas.


Los vencedores se llevaban como premio el caballo y la armadura de los vencidos.

En las tiendas de campaña los caballeros se ponían la armadura con ayuda de su escudero y descansaban después de la justa.


SITIAR UN CASTILLO.

Vivir en un castillo no era fácil, otros nobles codiciaban tus tierras y querían conquistarlas.  Se vivía constantemente bajo la amenaza de ser sitiados.

El señor con sus caballeros y su ejército rodeaba el castillo que querían atacar. Levantaba un campamento y esperaba…. Y esperaba… hasta que, una de dos, o el señor se rendía o se moría de hambre. Si la cosa se alargaba atacaban.


No era fácil asaltar los altos muros del castillo, pero las catapultas ayudaban bastante. Se utilizaban para lanzar piedras contras las almenas.

Los atacantes lanzaban excrementos al interior del castillo para propagar enfermedades.


También utilizaban el ariete, un gran tronco de madera y terminado en punta que sirve para echar abajo la puerta del castillo.

Para intentar entrar en el castillo utilizaban escaleras que apoyaban en las murallas del castillo. 

ESPADAS DE GLOBOFLEXIA.

El rey Juanito Pelotilla cuando vino a investirnos caballeros en compañía de su dama nos trajo espadas de globoflexia. Nos lo pasamos genial. 







¡Muchísimas gracias Juan y Mari Carmen!
Menudo trabajazo hacer 46 espadas para las dos clases de 4 años. 


JUANA DE ARCO.


Juana de Arco fue una santa y heroína francesa, en 1429 intentó salvar al rey de Francia conduciendo un ejército en la batalla. 

Estuvimos viendo un fragmento de una película donde se le ve luchando con el resto de caballeros. 

Al hablar de ella en clase a los niñ@s les he obviado la manera tan trágica de morir (fue quemada). 





ARMAS DE LOS CABALLEROS.

El arma más utilizaba por el caballero era la espada, a la que solía poner un nombre, normalmente femenino (el Cid Campeador llamó a su espada Tizona).  Con ella solía atacar a sus enemigos tanto a caballo como en la lucha cuerpo a cuerpo.

ALABARDA

ARCO

BALLESTA

ESPADA

HACHA

HACHA

HACHA DE DOBLE FILO

HACHA

LANZA

MAYAL

MAZA






NUESTROS CABALLOS.

Un caballero tenía que tener su propia armadura y su caballo (el caballo también lleva protección para la batalla). El caballo de batalla se denomina corcel.


Para ser unos auténticos caballeros solo nos faltaba nuestro caballo, con ayuda de algunas mamás y de una abuela estuvimos elaborando el nuestro. 











¡Muchísimas gracias por ayudarnos a elaborar nuestro caballo!